Victoria de José Onésimo Rodríguez-Jonay Rodríguez con Toyota Corolla GTi

El pasado sábado se disputó una nueva edición de la Clásica de regularidad Villa de Moya – Trofeo Agaete de Históricos, que tuvo su salida y meta en Moya y un descanso intermedio en el Puerto de las Nieves de Agaete. La organización estuvo a cargo del CD Azuatil, bajo la coordinación de Tino Vega, que estuvieron en todo momento al tanto del desarrollo de la prueba y facilitaron a todos los equipos disfrutar de sus veteranas máquinas, en un recorrido intenso y con una climatología otoñal, con ratos de sol y otros de lluvia.
Confirmando su buena temporada con este triunfo y con una puntuación de 43,4, José y Jonay Rodríguez fueron los más regulares con el Corolla GTi, ampliando su ventaja hasta casi los 20 puntos sobre los segundos clasificados en el podio final, Carlos Miranda-Ana Niemczyk con Toyota Starlet 1.3S. El tercer lugar lo alcanzaban Carmelo Mendoza-Pablo Llarena con un Opel Kadett. Ya en cuarta posición terminaba uno de los equipos favoritos, el de Nicolás Sánchez-Germán Rodríguez con el Saab 99 Turbo, a sólo seis décimas de puntos de los anteriores.
El equipo de Oscar y Rubén Quintana fueron quintos y ganadores de la categoría B (Biciclómetros), con el Toyota Corolla Coupé GT, por delante de uno de los pilotos y organizadores pioneros de las clásicas, Jorge Bethencourt, con Marcos González de navegante, con un Ford Escort XR3, sextos de la general.  Cristina Brito-Eduardo Melián se llevaron la categoría SD (sin equipos), acabando en el
puesto 18º de la general. Gustavo y Briselda Ramos con BMW 328 fueron los primeros de la categoría BD (debutantes con biciclómetros).
El primero de los equipos novelesdel Campeonato de Debutantes fueron Santiago y Rubén Santiago con un Fiat Panda 4×4. El Trofeo al club ganador fue para Faroga y el Trofeo Agaete al coche más antiguo fue para el Saab de Nicolás Sánchez.
En total se clasificaron 19 de los 21 equipos inscritos.
La prueba tuvo un desarrollo ameno, en muy buen ambiente para despedir la temporada 2019 y con un descanso en un lugar emblemático como el Puerto de Las Nieves, donde los vehículos clásicos ocuparon el Muelle Viejo durante el almuerzo de los participantes y organización.